17 enero, 2012

El legado de Carlos Rodríguez Oyarzún. Parte Final.





En esta segunda inspección ocular interna, nos enfrentamos ahora al cadáver comprende: descripción del cadáver, descripción de ropas, registro de vestimentas, examen de ropas, descripción de lesiones, causa y data de muerte. Envío del cadáver al Instituto Médico Legal.

Descripción del cadáver.

Posición (decúbito dorsal, ventral, lateral derecho, izquierdo, semilateral derecho, izquierdo, genupectoral, sentado, arrodillado, de pie, apoyado en un soporte; apoyado en un interruptor de energía eléctrica con ambas manos (electrocución) y con ambas manos, también en un alambre electrificado, suspendido, en las asfixias por ahorcamiento).

Orientación: La cabeza señala el punto cardinal o el punto cardinal intermedio. Se describe la inclinación de la cabeza, la medición hacia dos murallas opuestas. Posición de las extremidades superiores: extendidas o en flexión, ángulo, posición de la mano. Posición de las extremidades inferiores. En abducción o aducción, extendidas o en flexión, ángulo, medición de la punta del pie o talón o la punta del zapato o taco hacia dos murallas opuestas, tanto del derecho como del izquierdo.

La descripción de las vestimentas

De afuera hacia adentro, y de arriba hacia abajo. Se debe conocer el nombre de géneros y tejidos, calidad, colores, tanto masculinos como femeninos. Se describirán las desgarraduras y si éstas tienen correspondencia exacta con las heridas.

El registro de las ropas

No debe introducirse rápidamente la mano en los bolsillos, pues destruyen indicios, manchas diversas, restos de polvos, pelos, fibras, o el investigador puede herirse con instrumentos punzo-cortantes u hojas de afeitar. El examen de ropas señala las manchas profesionales que pueden indentificar el oficio (barnizador, pintor, mecánica) o manchas producidas en el S.S.

Descripción de las lesiones

La parte importante del reconocimiento externo del cadáver o examen policial del cadáver porque nos dará la causa probable de la muerte y servirá para orientar la pesquisa. Se desnuda completamente el cadáver, cuidando de no vencer la rigidez. Se empieza de cabeza a pies en riguroso orden y en el plano del decúbito encontrado. Cabeza, cuello, tronco y extremidades, pesquisando crepitación ósea, fracturas diversas, heridas cortantes, contusas, punzo cortantes, esquirlas óseas, sangramiento, quemaduras, etc.

Se comprueba la rigidez cadavérica que se inicia simultáneamente en todos los músculos del cuerpo pero donde primero se comprueba es en los párpados debido a su piel laxa y después en forma descendente. Se comprueban las livideces cadavéricas de color violáceo en las zonas de declive. La temperatura ambiental, rectal, estado nutritivo, todo para calcular la data de muerte.

La causa de muerte puede ser variada y siempre será probable. La causa precisa y necesaria de la muerte la dará el protocolo de necropsia del Instituto Médico Legal, morgue de provincias.

¿Ha terminado nuestro S.S. de homicidio? No. Falta una inspección más.


La segunda inspección ocular externa


Se realiza en el patio, huerto, sus construcciones: gallinero, galpón, leñera, lavandería... en busca de evidencias de toda índole. Es tan importante como otras inspecciones. Recuerdo que hace años, nosotros los policías, teníamos una idea clara de lo que creíamos era la verdad de un homicidio. Con sorpresa, al hacer la segunda inspección ocular externa y al encontrar una evidencia clave en el gallinero, sirvió para derrumbar toda la hipótesis de la que estábamos sacando una consecuencia. Felizmente para la investigación policial se produjo este hallazgo.


Discusión

Es el examen muy atento y en forma muy particular de lo obrado y respetuosamente pero sin diferencia de grado se puede alegar y contender razones de orden policial, criminalístico, de derecho, etc.


Conclusión

Si es homicidio, traumatismo buco cráneo encefálico, por herida a bala, sin salida de proyectil, de tipo homicida; trayectoria de adelante hacia atrás, de abajo hacia arriba, levemente inclinada hacia la izquierda. Autor, posiblemente conocido de la víctima.


 Envío del cadáver al Instituto Médico Legal    

Como el cadáver se desnuda completamente, todas sus ropas lo acompañarán en el vehículo del servicio. Cuando se trate de una asfixia por ahorcamiento siempre se acompañará el vínculo. Nunca olvidarse de arrancar cabellos del cadáver de tres partes distintas, región occipital, temporal, coronaria en número de diez a doce, separadamente por región.


Si desde el año 1933 hasta el año 1983, o lo que es igual, después de un medio siglo de vida de la Policía de Investigaciones de Chile de cada cien homicidios esclarece ochenta (situación que se mantiene hasta nuestro año 2012) término medio, mucho se debe a que la investigación policial está muy bien basada, enriquecida por la información valiosa obtenida en el sitio del suceso. Nosotros, los policías que hemos estado en la escena del crimen muchos, muchos años, estamos orgullosos.

Aunque sabemos que en criminalística no hay normas rígidas, ni nadie tiene la última palabra en medicina, medicina criminalística ni en medicina legal, ni en balística, ni en ciencia o disciplina científica alguna, la experiencia de un funcionario policial impone que en el sitio del suceso debe seguirse en orden.

A veces estas normas se quiebran por múltiples razones. Este orden, este sistema, este método es lo que intenté explicar en este trabajo, que es el resultado de muchos años concurriendo al sitio del suceso del delito de homicidio, laborando en él, entrevistando, interrogando, reteniendo, persiguiendo, deteniendo al asesino, deteniendo al autor en compañía de jefes y subalternos y actuando en lo que también se llama teatro del crimen; sintiéndome siempre como un actor novato porque un policía jamás termina de aprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario