22 agosto, 2011

El Blog Criminalístico

Luego de diversos recorridos por bibliotecas, tiendas de libros, colecciones privadas e incluso varias noches de actividad insomne; navegando por las más increíbles localidades virtuales a las que la web permite acceder, no han sido suficientes para encontrar un tejido compacto de información relativa a las ciencias que se ocupan de la investigación sistemática del fenómeno criminal.

No obstante, las ansias de encontrar un contenido uniforme, o tal vez algún esfuerzo colectivo por abarcar desde una perspectiva común las muchas disciplinas que de una u otra forma contribuyen en la persecución del crimen no han sido del todo felices.
La incertidumbre y complejidad inherentes al concepto delictual, sobre todo en lo relativo a su investigación y esclarecimiento, han logrado – y no pocas veces – distraer el trabajo consistente, la configuración de una línea investigativa meridiana y sobre todo, no han alcanzado certezas profundas que permitan aclarar delitos de una manera  eficiente y eficaz.

No es el afán de este blog, desconocer las múltiples contribuciones que a las ciencias criminalísticas han hecho connotados, científicos, abogados, médicos, historiadores, sociólogos, psicólogos, etc. Sin embargo, el sólo hecho de nombrar  todas estas profesiones, sin escuchar de forma pura, la voz “investigador criminalístico” es, tal vez, la notoria evidencia, de la falta de consolidación de la ciencia criminal.

Por lo antes señalado, entrego a la comunidad criminalística, mi más sincero esfuerzo por contribuir en esa anhelada tarea, la cual persigue, consolidar espacios e instancias de razonamiento, con el sueño de quizás algún día, convertir a la criminalística, en una "ciencia exacta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada