18 diciembre, 2011

El legado de Carlos Rodríguez Oyarzún. Parte III.


Esta interrupción también tiene por objeto inspeccionar puertas, ventanas, claraboyas abiertas, mal cerradas, con fallas en las cerraduras o entornadas o descerrajadas que permitan penetrar la lluvia, granizo, ráfagas de viento, polvo  que alteren las evidencias, las hará fijar de inmediato, para cerrarlas posteriormente. Esta inspección, ya lo dije, será rápida y alcanzará todas las dependencias: patio de luz, patio, jardín, construcciones, garaje, galpón, leñera, gallinero, etc.

Al regresar lo hará por el mismo camino que supone no recorrió ni el autor (s) ni la víctima (s). Mientras el ayudante hace la labor señalada, el investigador y el médico criminalista, comprueben la muerte. Si no se cuenta con la ayuda del facultativo, el propio investigador, con los signos abióticos conocidos, en su fase inmediata: insensibilidad inmovilidad, sin pulso, facie cadavérica, cese de la respiración, tratará de determinarla. Si hay sobrevida, se trasladará en la forma más rápida al centro médico más próximo. Marcaremos con una tiza el lugar donde se encuentra, siguiendo el contorno de su cuerpo y mientras llega la ambulancia o se dispone de un vehículo adecuado para su traslado, nos fijaremos en las heridas visibles que se pueda presentar, desgarraduras de sus ropas, sangramientos, manchas de sangre, pelos, restos carbonosos en manos, fijar fotográficamente. Lo que importa es prestar socorro oportuno y eficaz a la víctima a riesgo de que el autor huya o a riesgo de destruir evidencia, dicen algunos tratadistas en criminalística. En nuestro medio, trabajando en conjunto, formando un grupo, siempre habrá un policía que se encargue de perseguir al autor o encargue su captura.

El ayudante que ya está compenetrado del sitio del suceso, y que se retira de él cuando note que está en condiciones de iniciar las entrevistas del empadronamiento, averiguará sobre la tranquilidad del barrio, de la población de las personas de mal vivir, de las con antecedentes penales o policiales, de los delitos que se cometen, de su esclarecimiento, de la vigilancia policial en el lugar, visitas a la casa del lugar del hecho, moradores recién llegados ¿quién desapareció sospechosamente después de consumado el delito? Todo esto para formarse una opinión,  en qué sector le corresponderá actuar, cual será la credibilidad de cada declarante. Preguntará acerca de alguna o algunas personas sospechosas que se vieron antes o en la comisión del delito.

¿Alguien llegó a la población, barrio, edificios de departamentos, a ofrecer, vender, comprar o cambiar algo? Comunicará de inmediato al oficial investigador cuando obtenga información útil, aprovechable, orientadora, solicitando cooperación directa a su unidad, para que ésta a su vez, encargue la detención de un sospechoso o alerte a las postas de urgencia o centros médicos que una persona herida huye.
Reanudamos la PRIMERA INSPECCIÓN OCULAR EXTERNA, interrumpida para comprobar la muerte o por factores climáticos. 

Recogemos evidencias, las que estaban convenientemente protegidas. Los pasos que hay que seguir para hacerlo son: reconocerla, protegerla, fijarla fotográficamente, planimétricamente, describirla, interpretarla.

Reconocerla: Aparentemente es muy fácil en un sitio del suceso reconocer una evidencia. No puede haber problema respecto de una bala, una pistola, un revólver, manchas de sangre, pelos, fibras… pero, no siempre es fácil. A veces, una mancha verdosa en una muralla o papel decomural o de coloración negruzca, puede ser sangre; depende de su edad, de las características del soporte. Una eyección de insectos o jugo de tomate, lápiz labial rojo, puede parecer sangre.  Un pelo que no es tal, porque es fibra. Una fibra que no es tal, porque es pelo.

Protegerla: Ya mencionamos el concepto de protección. Siempre conviene preguntarse: ¿Ese sitio del suceso internamente está bien protegido? No solamente será tarea del que protege evitar todo alteración, pérdida de cualquier material, sino que, debe impedir que se agregue material, deliberadamente, inconscientemente, de parte de curiosos o familiares (documentos, tarjetas de visita, huellas papilares, cigarrillos, etc.).
Un sitio del suceso bien protegido permitirá el trabajo ideal en él y se logrará una buena interpretación; ayudará al esclarecimiento del delito y disminuirán las posibilidades de que quede impune. En un sitio del suceso abierto conviene cubrir el cadáver con una sábana plástica o carpa lavable. En lo posible, trabajar con luz diurna, debiendo clausurarse el sitio del suceso si hay dificultades para ver bien, hasta mientras se consiga mejor iluminación. El investigador, en resumen, debe procurar que todo esté cubierto de cualquier riesgo y deberá amparar el sitio del suceso con toda la información que tenga, con toda su autoridad.
Al referirnos “protegerá el sitio del suceso”, o tratará de mejorar su protección, quiero significar con esto que se tomará en cuenta, aparte de lo que mencionó, las murallas próximas o derrumbes o dependencias deficientemente alumbradas.

Fijación fotográfica: Este método es el más eficaz para retener la evidencia; entonces aprovechémosla bien. Que no se preste a dudas lo que se ve en la fotografía, por distorsión, aparentemente inexacta; por haber tomado un ángulo indebido o el negativo está invertido. La fotografía forense debe cumplir con dos requisitos esenciales: nitidez y exactitud.
La realidad de un sitio del suceso y ya lo advertí antes, debe reflejarse en lo intacto, preciso, inalterable de la fijación y esta realidad no puede ser alterada por una fotografía forense descuidada o deficiente.
Lo que se pretende es que las fotografías sean ilustrativas, tanto para los investigadores, como para el tribunal. El fotógrafo forense tomará una fotografía en una visión panorámica que abarque preferentemente todo o la mayor parte del lugar del hecho, empezando desde la puerta, el interior y en diversos ángulos: De lo general a lo particular, de lo particular al detalle y del detalle, al más mínimo detalle.

Fijación planimétrica: Esto requiere exactitud. No se puede medir en esta forma: … “a cuatro traveses de dedos de la cola de la ceja derecha…” o a …”más o menos cien milímetros del lóbulo de la oreja izquierda…”. La planimetría tiene una orientación al señalar los puntos cardinales intermedios: suroriente, norponiente. Esta planimetría debe ser esquemática, no debe tener exceso de detalles o aclaraciones, de anotaciones ni flechas indicando distancias. Esto se consigue con croquis o planos auxiliares donde se detalla en particular, por ejemplo: heridas a bala, desgarraduras de las ropas. O en detalle: dibujo de una joya, de un arma. El perito planimetrista entra conjuntamente con el fotógrafo forense. Adoptará las diversas maneras que existen para hacer su labor o buscar evidencias, entre otros métodos: franjas pequeñas, doble franja, espiral, rueda, zona.

Descripción escrita: Desde la primera inspección ocular externa, el oficial investigador, dictará a un ayudante, quien escribirá lo concerniente a esta inspección: lugares de acceso, de salida, temperatura, tiempo, visibilidad, descerrajamiento… ¿Se usó ganzúa, “napoleón”, “diablito”, escalamiento, forado… para entrar, robar y después matar?... ¿Con el ánimo preconcebido de matar y después robar…?, manchas diversas, pisadas humanas, calzadas, con media, calcetín o pie desnudo; pisadas de animal en delitos semi rurales, rurales, en parcelas, fundos, cascos, herraduras, clavos sueltos, clavos que faltan, clavos desgastados en forma peculiar, sólo trozos de herraduras. En las pisadas de animales, buscar su complemento (orina, excremento, pelos, huellas paralelas, lisas o estriadas, neumáticos de carretón, carretela o cualquier vehículo a tracción animal). Detalles que deben observarse en una descripción en esta primera inspección ocular externa.
Rastros hemáticos, morfología de las manchas sanguíneas, pisadas, descerrajamiento, armas… Ejemplo de descripción: “manchas sanguíneas en número de cinco, ligeramente redondeadas, de 1,5 cm de diámetro”.

Interpretación: Aprovecho que recién describí unas manchas sanguíneas. Ahora las interpreto para deducir la diferencia que existe entre uno y otro concepto… “Estas cinco manchas sanguíneas son de goteo de altura, indica, detenimiento, son estrelladas, con gotita satélites. La sangre emana aproximadamente de 1,70 m de altura. Esto es interpretar o lo que es igual, tomar nota de la evidencia: su presencia en sitio del suceso, su ubicación ¿Por qué está ahí? ¿Corresponde al sitio del suceso? ¿La colocaron deliberadamente para inculpar a otro? ¿Para despistar a la policía? ¿Para culpar a la propia víctima? Y si corresponde al sitio del suceso ¿Se justifica que se encuentre en esa forma? ¿Ubicación? ¿Estado?... Continuará  
        
  

         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada